Quienes somos


 

Bienvenido a Cool and Carry!

Me llamo Andrea, aunque mucha gente me conoce como Drew, ya que llevo contando mi vida y milagros en Viviendo en mi nube azul desde 2010.

En 2014 nació mi primer hijo. La maternidad me abrió un mundo nuevo, y de repente me vi comparando mochilas, probando bandoleras, hablando de lactancia y disfrutando de comprarle camisetas molonas a mi hijo, cuando a mi antes había que sobornarme para entrar en una tienda. También lidié con el cambio de identidad que le supone a una mujer convertirse en madre: Yo venía de trabajar en una discográfica, de ir de concierto en concierto, de expatriarme a Egipto… y pasé a ser solamente la mamá de PF.

Mi marido también pasó a ser un padre Canguro en un país donde el porteo es principalmente cosa de mujeres. Y ahí nació Cool and Carry.

Dentro de las posibilidades del mercado, hemos intentado reunir todos aquellos productos que a nosotros nos han facilitado la vida, nos han hecho sentir bien, o simplemente nos han arrancado una carcajada en este duro día a día que vivimos los padres. Seguimos ampliando, seguimos buscando y seguimos creando, siempre con el fin de hacernos la vida un poco más divertida, un poco más molona, un poco más cool.

Nuestra locura por el porteo me ha hecho empezar a formarme como educadora de porteo en Kangurearte desde febrero de 2015 (1º promoción) y a estudiar sobre lactancia en la UNED (enero  – junio 2015, 1º promoción). También cursé entre enero y abril de 2016 el curso de asesora de pañales de tela de Bebés Naturales. Día a día seguimos aprendiendo, principalmente gracias a los padres que se animan a consultarnos sus dudas.

DSCN0091 firma

Un poco de la historia que nos llevó a todo esto:

No es ningún secreto, mi maternidad no tuvo un comienzo fácil. Por diversas circunstancias, a las 7 semanas de tener a mi hijo, tuve que volver a trabajar. Eran pocas horas, pero para una madre que prácticamente acababa de terminar la cuarentena y un bebé que no sabía estar sin la teta de su madre, esas pocas horas eran un infierno. Lo pasamos mal los 3, yo por tener que marcharme, mi bebé porque su madre no estaba, y mi marido porque intentaba suplir mi ausencia de la mejor forma posible. Me prometí que no solo tenía que encontrar la forma de dejarde sufrir, si no que también quería apoyar a que otras madres pudieran quedarse con sus hijos si así lo decidían. Creo que esa fue la primera vez que soñé con esta tienda, antes incluso de atreverme a evaluar si sería posible abrirla.

Mi bebé creció, y aprendió a sobrellevar mis ausencias. Mi marido aprendió a lidiar con ellas, yo aprendí a vivir con ello. Pero aprender no significa olvidar, y nunca hemos olvidado nuestro objetivo. Esta web ayuda a que yo pase más tiempo con mi hijo. Esta tienda ha sido creada por una fantástica diseñadora online, mujer y madre valiente que tiene toda mi admiración. En esta tienda, abrimos un huequito a aquellas artesanas que buscan un hueco para vender sus productos. No es mucho, pero paso a paso se hace camino.